"Sin trabajo no hay comida", "Apertura ya", "No a la paramotelería", "Permítannos trabajar ya". Estas son algunas de las consignas plasmadas en pancartas y en las voces de trabajadores de la asociación de moteles de Cartagena -Asomoteles-, una protesta ante la crisis económica y el desempleo que trajo consigo la pandemia del covid-19. De acuerdo con Asomoteles, el 90 por ciento del personal que labora en estos establecimientos, son madres cabeza de hogar, mismas que se lanzaron a los andenes y a las afueras de estos establecimientos, para manifestar sus preocupaciones por encontrarse desempleadas tras el cierre de estos alojamientos.

Serían unos 2 mil empleados los que quedaron cesantes. Los trabajadores, aseguran que se encuentran inmersos en un "abandono distrital y nacional" pues, hasta el momento, no hay luz verde por parte de estas autoridades para que este gremio inicie una reapertura al público en Cartagena.

De acuerdo con el Código Industrial Internacional Uniforme -CIIU- los moteles pertenecen a la categoría de "Alojamientos". Colombia se encuentra en cuarentena preventiva obligatoria desde el pasado 24 de marzo, no obstante, el gobierno nacional inició la reapertura gradual de algunos sectores económicos, entre los que se encuentra la manufactura, construcción, centros comerciales, fabricación de vehículos, automotores, remolques, fabricación de productos informáticos entre otros. Sumado a esto se prepara la puesta en marcha de algunos aeropuertos y restaurantes.

A través de la resolución 1285 del 29 de julio del 2020, el ministerio de Salud adoptó el protocolo de bioseguridad para el manejo y control del riesgo del coronavirus "en los servicios y actividades de alojamiento en hoteles (CIIU 5511), alojamiento en apartahoteles (CIIU 5512), alojamiento en centros vacacionales (CIUU 5513), alojamiento rural (CIIU 5514), otros tipos de alojamiento para visitantes (CIIU 5519), actividades de zonas de camping y parques para vehículos recreacionales (CIIU 5520), servicio por horas (CIIU 5530) y otros tipos de alojamiento n.c.p. (CIIU 5590)".

En algunas ciudades y departamentos como Barranquilla, Neiva y Tolima, ya hay autorización para la reactivación de moteles, no obstante, en Cartagena, aún no hay permiso para que este sector vuelva a funcionar. Respecto a esto voceros de Asomoteles aseguran que hace unas semanas presentaron sus protocolos de seguridad, propuesta que fue bien recibida por las autoridades de salud de distrito y que aunque "entendemos la preocupación relacionada con el contagio por covid-19, en los moteles no hay aglomeraciones y tienen una capacitación muy amplia bioseguridad".

Este portal se comunicó con Andrés Calero, administrador del apartahotel Villa Campestre, quien indicó que la iniciativa de la protesta fue liderada por quienes se han desempañado como camareras de los moteles. "No lo hacen con la intención de desacatar las decisiones del alcalde, pero se están dando cuenta de que en otras ciudades que atraviesan una situación de contagio más grave que Cartagena, ya se han tomado decisiones sobre el sector hotelero y motelero en relación con la reapertura. Tomaron la iniciativa porque que ya la situación económica está muy difícil y están viviendo un presente muy complicado".

Calero anotó que, paralelo e inversamente proporcional al cese económico de dichos lugares establecidos legalmente, la paramotelería está usando fincas como instalaciones clandestinas de alojamiento "Además también sabemos que la paramoteleria ha tomado mucha fuerza, realmente los que estamos respetando las normas somos los moteles grandes, los que nos dedicamos al hospedaje o alojamiento por horas, pero han surgido un sinnúmero de hoteles y moteles pequeños, e incluso fincas que están alquilando sus instalaciones para alojamiento por horas. Todo esto debe ser con complicidad policial, de otra forma no entiendo por qué ocurre en sus narices, y no hay mecanismos de control ante todas estas irregularidades. Incluso en hoteles hasta de Bocagrande ofrecen abiertamente alojamiento por horas, por medio de redes sociales. Nos sentimos burlados y afectados".

La chiva.co consultó la opinión de algunos ciudadanos, con el fin de conocer sus posiciones al respecto de esta situación. Julian Naranjo: "Si yo tengo una relación con una persona, estaremos en contacto con o sin motel. Los moteles tiene unos protocolos de higiene desde antes de la pandemia. Además, la sociedad por su salud mental requiere de esos lugares. Precisamente un motel es un lugar de aislamiento".

Humberto Orozco, "Creo que debemos aguantar un poco más y ahí mirar. Si ya aguantamos estos meses, ¿por qué no dos semanas más y esperar también ver cómo evoluciona el país? Por el momento Asomoteles, que agrupa a 15 de estos establecimientos de Cartagena, asegura que "se está preparando algo para esta semana que viene, y que los empleados ya no resisten más la situación económica".

Redacción La Chiva
Somos el principal medio de comunicación digital de la región Caribe Colombiana. Noticias de calidad, análisis, actualidad y opinión.