fbpx
Inicio Crónicas El nuevo comandante de la Mecar promete una 'Cartagena más tranquila'

El nuevo comandante de la Mecar promete una 'Cartagena más tranquila'

El nuevo comandante de la Mecar promete una 'Cartagena más tranquila'

El pasado sábado 9 de enero, LaChiva.Co llegó al Centro Histórico de Cartagena a eso de las 11 de la noche para corroborar cómo se hacía efectiva la medida de toque de queda en las madrugadas, decretada por la Alcaldía, tan controvertida entre la ciudadanía. Blanco de burlas, memes y comentarios. Flexible para unos, ridícula para otros.

El nuevo comandante de la Mecar promete una 'Cartagena más tranquila'

Según el Distrito, lo que se pretende con dicha restricción es ejercer control al horario y a las actividades nocturnas después de las 12 de la noche y hasta 5 de la mañana, "comenzando en la madrugada del sábado, así como los días domingo, lunes y martes del puente de Reyes".

Son las 11 y 15 de la noche y el Centro está lleno de foráneos. Todo está tan tranquilo como siempre. No hay afán. Los visitantes comparten como si nada. En restaurantes y bares no hay agite de cierre en minutos. Pero ya hay gente agolpada en los bajos del banco Popular, en la estación de taxis y colectivos. Quiere llegar rápido a su casa y evitar problemas.

El nuevo comandante de la Mecar promete una 'Cartagena más tranquila'

El nuevo comandante de la Policía Metropolitana de Cartagena, brigadier general Luis Carlos Hernández Aldana, lidera el operativo de control desde la plaza de la Paz, en la Torre del Reloj, con la energía y el entusiasmo propios del recien llegado. Lo caracteriza una retórica institucional propia de su rango. Es un tipo formal, cercano y locuaz. Tiene como propósito cardinal, recobrar la confianza entre la ciudadanía y su policía, "Lo que quiero para Cartagena es una policía preventiva de derechos humanos; cercana al ciudado pero fuerte con el delincuente". Dice que no habrá abusos de autoridad ni mucho menos represión, pues aplicará la norma con criterio y manejo. Ya son las 12 de la madrugada. Y las patrullas prenden sus sirenas anunciando la hora cero del toque de queda. El comercio nocturno cierra, los vendedores se esparcen y la gente va yéndose de a poco. Los taxis se amontonan en el camellon de Los Mártires. No falta el que tomó de más y se rehúsa a irse. El general observa el perímetro y pone como ejemplo la situación y dice, "mire, ya son las 12 y la idea no es salir con el bolillo a echarlos a todos para la casa o aprehender al ciudadano porque se pasó de la hora; se le da gavela de una hora para que pueda solucionar su transporte y llegar a su lugar de descanso".

El nuevo comandante de la Mecar promete una 'Cartagena más tranquila'

El alto oficial fusagasugueño propone como frase de gestión en su comando, una "Cartagena más tranquila". Tiene buenas intenciones. El relevo de comandante de la Mecar parecía necesario a juszgar por las recias voces de varios sectores de la sociedad civil cartagenera que lo exigían con premura, pues con el general Henry Sanabria Cely, la interlocución parecía estar rota. Había desgaste. Algunos afirman que su altivez y falta de empatía generaba rechazo entre la gente. Hernández Aldana, se muestra algo más social y conciliador.

El nuevo comandante de la Mecar promete una 'Cartagena más tranquila'

La aparente tranquilidad del centro y los diferentes barrios de la ciudad contrasta con lo que ocurre en el sector de zona Norte, sobre todo en La Boquilla, donde parece pulula el desorden y se registran hechos de violación de la medida. A las 12 y 40 de la madrugada, la policía reporta una fiesta clandestina. Pero tal como ocurre en el narcotráfico transnacional, es más la droga que pasa que lo que se detecta e incauta. No obstante, llegamos con la patrulla a un hotel del corregimiento llamado Nápoles, donde se encontró una fiesta clandestina en la que participaban más de 70 personas, en su gran mayoría turistas de distintos lugares del país. La secretaría de Interior ya estaba en el sitio realizando el respectivo procedimiento y procedió a cerrar el establecimiento por 10 días al no tener la documentación completa y más de 20 personas encerradas en un cuarto sin ventilación.

Uno de los empleados del hotel, habló con este portal y le contó que esos "privaditos" se hacen en varios puntos del sector. "En la mayoría la policía ni se da cuenta". En el caso de Nápoles la policía los "pilló" porque se "dio boleta". Resulta que corrió la voz de que en ese hotel había rumba privada y muchos llegaron al lugar que ya estaba cerrado y con la música a bajo volumen para así pasar desapercibidos, pero "La patrulla en su ronda al ver la montonera pasó el reporte y se metió la autoridad", relató.

Toca esperar el parte o informe que dejó la controvertida medida. Por lo pronto, Cartagena continúa con su temporada turística de inicio de año con cielos abiertos y sin ningún tipo de restricciones.

En lo que va corrido del año -hasta la fecha- se han reportado 3.464 casos covid - 19 en la ciudad. Y la pandemia ha dejado 848 fallecidos. Según el último reporte del Dadis de hace tres días, la ocupación de camas uci adultos en Cartagena era del 62%.

El nuevo comandante de la Mecar promete una 'Cartagena más tranquila'

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here