Este viernes 2 de octubre arranca con su primera proyección al público el Autocine Park de la Bahía, con capacidad para 52 carros y que tendrá lugar en el segundo parqueadero del Centro de Convenciones Cartagena de Indias (CCC). Según sus organizadores, las proyecciones se realizarán de jueves a domingo a las 6:30 de la tarde y 9:30 de la noche.

Autocine - Parqueadero 2 del CCC
Autocine - Parqueadero 2 del CCC

Esta novedad que hace parte del proceso de reapertura económica y adaptación comercial a la 'nueva normalidad' en la ciudad, tras el largo periodo de receso y confinamiento por la pandemia del covid - 19, resucitó un viejo y candente debate sobre si el área del parqueadero es o no espacio público y si los administradores del CCC están haciendo uso ilegal de este histórico parque lineal que bordea la bahía de las Ánimas. Vecinos del barrio Getsemaní, líderes cívicos y comunales, gestores culturales y hasta algunos exconcejales, lo han reclamado como espacio público.

Calle del Arsenal, parte externa del parqueadero del CCC
Calle del Arsenal, parte externa del parqueadero del CCC

Un exfuncionario de la administración Distrital, que pidió la reserva de su nombre, le contó a este reportero que "Cuando hice el estudio, en mi concepto, ese predio era público, sobre todo por la naturaleza del espacio. Está pegado a la muralla -antiguo baluarte- y con vista a la bahía". Otro que en la actualidad está vinculado en el sector público y que también tuvo injerencia directa con el tema, fue contundente: "Eso fue un robo a mano armada".

Miguel Caballero, reconocido líder comunal del barrio Getsemaní, le contó a este portal que, hasta donde sabe, a finales de los 70 las extintas Empresas Públicas de Cartagena le vendieron a Proexpo, "no sé de qué manera, ese espacio público porque así está tipificado en el POT". Añadió que el terreno es además área protegida por el ICANH (Instituto Colombiano de Antropología e Historia), porque en ese predio están las bases del baluarte Santa Isabel, pues parte de él está sumergido.

Margen de la bahía de las Ánimas, parqueadero 2 del CCC
Margen de la bahía de las Ánimas, parqueadero 2 del CCC

Don Miguel comentó que en algunos momentos se ha conversado con el CCC para darle un uso comunitario a parte del lote donde está ubicada la zona verde final del parqueadero, "pero la administración distrital no ha dado muestra de interés por su cuidado y podría ser peor el remedio que la enfermedad si a ese lugar se le quita la vigilancia, pues se llenaría de indigentes y otras cosas". El reconocido líder vecinal agregó que aún persiste la idea de instalar una marina en el sitio y construir locales comerciales en esa área, "aspectos que no compartimos como comunidad, por ser una de las formas de negar el acceso al agua a los ciudadanos que no cuenten con los medios para ingresar a esos sitios. En las circunstancias actuales se puede ingresar y disfrutar de parte de la bahía, claro que con restricciones".

Sobre el tema, LaChiva.co consultó con el dirigente social y abogado Alcides Arrieta, quien acudió a la Constitución donde manifiesta que "Los bienes de uso público, los parques naturales, las tierras comunales de grupos étnicos, las tierras de resguardo, el patrimonio arqueológico de la Nación y los demás bienes que determine la ley, son inalienables, imprescriptibles e inembargables". E hizo varios cuestionamientos: "en el caso que el parqueadero del CCC, si se determina que es un bien inmueble de uso público, hay que verificar si existe una concesión o un permiso de uso temporal para su explotación, y si se constata y confirma que así lo sea, desde qué tiempo se otorgó, quién lo concedió, los recursos allí obtenidos cómo son administrados y distribuidos, y cuál es el tiempo de vencimiento de la probable concesión".

El destacado arquitecto restaurador Jaime Correa Vélez aportó a esta investigación que,  tras el traslado del mercado público de Getsemaní, predio donde hoy está el CCC y el parqueadero, fue liberado y levantado cartográficamente por el Instituto Geográfico Agustín Codazzi (IGAC) y titulado como baldío a nombre de la Nación, que a la postre creó la entidad a cargo de la gestión del CCC. Según Correa eso incluyó la zona del Arsenal "y todo el predio fue cercado para protegerlo de la invasión que a la postre ahogó a Bazurto. Esa decisión definitivamente salvó al sector". Argumentó asimismo que el predio sigue siendo de la Nación y hoy, aunque conserva el enrejado, está totalmente abierto al público.

Correa ponderó la instalación del autocine como un "acertado ancla para el complejo urbano del CCC y una refrescante oportunidad para la cultura en Getsemaní".  Explicó que aún falta activar el conjunto de plazoletas contiguo al baluarte El Reducto y liberar el área circundante de este último “de drenajes irreglamentarios”. El experto concluyó con que "no hubo apropiación ilegal y que hay pseudoveedores promoviendo una causa romántica fundamentada en revisionismo histórico con el objetivo de politizar el caso polarizando a la comunidad de alérgicos a la lectura".

El dirigente cívico e ingeniero, Gregson Martínez manifestó que el CCC ocupa el predio de parqueaderos de "manera arbitraria" y propuso que en "la franja de terreno que es usada como parqueadero sea destinada como espacio abierto, un parque lineal, con pequeñas unidades de negocio, con mayor arborización. En lo personal, considero una grosería que un espacio con una vista tan hermosa se prefiera para 'parquear carros' que ser destinado al goce y disfrute de la gente".

Baluarte El Reducto - Zona verde final del parqueadero del CCC
Baluarte El Reducto - Zona verde final del parqueadero del CCC

Haroldo Rodríguez Osorio, presidente de la Fundación Verde Que Te Quiero Verde, le explicó a este portal digital que la parte externa paralela al Arsenal es área o espacio público, no obstante, subraya el ambientalista, lo que sí es área "o que está inscrito como carretera", es el último segmento, que va desde donde está la última caseta de salida del parqueadero y el baluarte El Reducto, "esa zona se debería abrir al público y no tendría discusión, pero al abrirla es exponerla a los indigentes; sin embargo, la zona que va desde la caseta de entrada hacia la salida, también es área verde pública, que debería estar abierta, sin barreras, pero que bien o mal está protegida por el consorcio; lo ilegal es la explotación y allí creo que el comité de parques y la oficina de espacio público deberían actuar".

La historia contada por sus protagonistas

Relató en su momento el exministro y exalcalde de Cartagena, José Henrique Rizo Pombo, que hasta el mismísimo Gabo se opuso a la construcción del CCC. En su habitual columna de El Espectador, el Nobel definió el proyecto como un esperpento superior a la capacidad de la ciudad, que sólo serviría para que cada año se coronara la reina nacional.

Parqueadero del Centro de Convenciones ¿Ocupado ilegalmente?
El presidente Alfonso López devela la primera piedra en presencia del gobernador Calvo Núñez y el alcalde José Henrique Rizo Pombo.

Rizo Pombo fue uno de los pioneros del desarrollo integral de Cartagena, quien trasladó el mercado Público a Bazurto, promovió y gestó la creación del CCC y gestionó la construcción de La Bocana. Falleció hace 2 años de 84. Un dirigente brillante, creativo, resolutivo y dinámico. La historia de la construcción del CCC es tan larga como interesante. Llena de anécdotas. Y como escribió el periodista Gustavo Arango en un artículo de los noventas: El esperpento que cambió la historia.

El mercado público que hoy ocupa el CCC fue construido por Joaquín Caballero y diseñado por el legendario arquitecto cartagenero Luis Felipe Jaspe en 1904. Un bellísimo edificio de estilo neoclásico. Al paso de los años el crecimiento poblacional rebasó su capacidad y exigió la adición de dos pabellones, el de granos y el de carne. A mediados de siglo su crecimiento se extendió de manera desordenada. Se tomó todo el Arsenal, el borde de la bahía y el Camellón de los Mártires. Se convirtió en un hervidero humano y de ratas. Insalubre y maloliente. Tal cual como Bazurto en sus peores épocas.

Fachada del Mercado Público - Foto intervenida por El Getsemanicense
Fachada del Mercado Público 1937 - Foto intervenida por El Getsemanicense

En 1965 ocurrió una de las peores tragedias que ha vivido la ciudad, la explosión de un depósito de dinamita almacenada clandestinamente en uno de los locales. Dejó 52 muertos y cerca de doscientos heridos. Fue a partir de ese momento cuando tomó fuerza la idea de que el mercado debía ser trasladado a otra zona de la ciudad.

Traslado del mercado y primeras gestiones para la construcción del CCC

Cuenta el exalcalde Rizo en su libro 'Historia del Centro de Convenciones de Cartagena, Gestación y Nacimiento', editado por Tecnar, que tras ingentes esfuerzos para lograrlo, el domingo 22 de enero de 1978, a ritmo de una papayera, los casi 3 mil vendedores del mercado público de Getsemaní se mudaron para el moderno mercado de Bazurto. El reto ahora era hallarle un uso apropiado a esos terrenos para que en el chasquido de los dedos no se volviera a ocupar de vendedores. Urgía entonces estructurar un proyecto para ese lote -relata Rizo- para "evitar que se regenerara el mercado tal como ocurrió en otras ciudades, o que el área se deteriorara por falta de una iniciativa apropiada", teniendo en cuenta su extensión y localización privilegiada en el corazón del Centro Histórico de la ciudad.

Parqueadero del Centro de Convenciones ¿Ocupado ilegalmente?
Mercado público, años 70 - Foto archivo Miller Pineda.

La idea de hacer un centro de convenciones se le ocurrió a don José en 1977 cuando era gerente de las Empresas Públicas de Cartagena. Pensó que ese tumor debía extirparse definitivamente con un proyecto colosal que dejara huella y generara desarrollo. Pues resulta que en un almuerzo en Cartagena con presidente a bordo, Rizo se acercó a Alfonso López Michelsen y le propuso la idea sin rodeos, este lo miró con desconcierto pero tampoco le dijo que no. -Eso qué es, le preguntó López. -El centro de convenciones que usted y yo vamos a construir, le respondió el cartagenero. El mandatario le formuló otras preguntas de carácter técnico y financiero. Finalmente, semanas después en la finca de Rizo en Turbaco, el presidente le dijo: "¡Eso lo hacemos!". Y ahí arrancó todo. Luego empezó una serie de gestiones decisivas para ubicar la plata del proyecto. Pensó en un crédito con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), pero no hubo necesidad. Entonces apareció el recién creado Proexpo -Hoy Procolombia-, con Rafael Gama Quijano, quien se entusiasmó tanto con el proyecto que decidió apoyarlo con recursos de la entidad. Rizo habló con el ministro de Hacienda de la época para que propusiera a Cartagena como sede de la siguiente asamblea del BID, Y adivinen cuál sería la sede.

Parqueadero del Centro de Convenciones ¿Ocupado ilegalmente?
Foto cortesía José H. Rizo

Pero en ese momento, año 77, el traslado del mercado público aún era incierto, costaba un ‘cojonal’ de plata que el municipio no tenía a disposición inmediata. Y si no había traslado, mucho menos centro de convenciones. Pero a mediados de ese año, durante el cierre de la muestra Expocosta 77, el ministro de desarrollo Diego Moreno Jaramillo leyó el decreto 1743 mediante el cual el presidente López ordenaba la creación de la Asociación Promotora del Centro Internacional de Cartagena -APCIC- que se encargaría de construir el centro de convenciones. Ya en agosto, Rizo fue nombrado alcalde. Entonces tenía un espacio de privilegio y decisión para poder realizar las gestiones necesarias para llevar a cabo el traslado del mercado y la consecución del proyecto del centro de convenciones.

Parqueadero del Centro de Convenciones ¿Ocupado ilegalmente?
Mercado público de Getsemaní.

El decreto

Lo siguiente es clave en esta historia. Ese decreto presidencial constaba de tres partes importantes: La primera autorizaba la creación de una asociación sin ánimo de lucro para construir un centro internacional de reuniones y remodelar el sector del mercado público de Cartagena; la segunda autorizaba a Proexpo, a la Corporación Nacional de Turismo y a la Corporación Financiera Popular, a constituir con otras entidades públicas o privadas la APCIC, y la tercera, autorizaba que las entidades de la asociación que estuvieran interesadas en construir obras en Getsemaní las contratarán con APCIC, sufragándolas mediante entrega de abonos anticipados, aclarando que "las obras quedarían de propiedad de la entidad interesada". Es decir, el decreto autorizaba a entidades oficiales a constituir con entidades del sector privado la APCIC. El exalcalde Rizo explica en el libro que las entidades interesadas en construir obras en Getsemaní, tal como lo establece dicho acto administrativo, "estaban autorizadas a contratarlas con APCIC, pagándolas con anticipos y a conservar su derecho de propiedad". Esto fue, según Rizo, lo que hizo Proexpo quien posteriormente entregó a la Corporación de Centros de Convenciones de Colombia (Corpocentro) que a su vez, lo dio en concesión al Grupo Heroica, ente que opera el CCC desde hace 10 años. Mecanismo, asegura el fallecido exalcalde, que posibilitó agilizar la construcción y dotación de una obra tan compleja.

Los terrenos donde está el CCC

Esboza en su libro don José Henrique, que sobre los predios donde actualmente están ubicados el CCC y el parqueadero fue necesario realizar una intensa búsqueda de información suficiente “para poder formalizar el traspaso de los terrenos para la construcción del centro de convenciones”.

En su búsqueda, logró identificar tres predios cuyas referencias catastrales eran 01-1-218-002, 01-1-221-001 y 01-1-222-001, con un área total de 9.967 metros cuadrados y cuyo avalúo catastral era de $4.293.000 de la época. Aclara, no obstante, que esos predios solo cubrían el área que ocupaba el pabellón principal del mercado con el de granos y el de carnes, "pero toda el área entre la calle del Arsenal y el borde de la bahía, y desde los pabellones hasta el baluarte de El Reducto, que se conocía como 'playa del Arsenal', había estado ocupada durante años por toda clase de puestos y ventas y usada por la actividad del mercado".

Parqueadero del Centro de Convenciones ¿Ocupado ilegalmente?
Demolición antiguo mercado público. Al fondo a la izquierda, la iglesia de la Tercera Orden.

Rizo y sus asesores necesitaban legalizar esos predios para la construcción del centro de convenciones. Y como no tenían recursos para el traslado y demolición del mercado público, escrituraron el terreno, lo avaluaron y ofrecieron en venta para poder obtener los recursos suficientes para la mudanza a Bazurto, la demolición y liberación del predio. Recurrieron entonces a la denominada ley Tocaima o ley 137 de 1959, que cedía a los municipios como baldíos los predios que eran de la nación, "como lo son los terrenos de bajamar", aclara Rizo en el libro. Entonces proyectaron una escritura de englobe y aclaración de linderos de los tres predios y del resto del área, con base en los argumentos de que se incluían áreas de bajamar con naturaleza de playa y destinación permanente de uso público con el mercado público, que era una zona aún bajo el dominio de la Nación, es decir un bien baldío transferible al municipio.

Continúa el exmandatario que luego solicitaron al IGAC la inscripción en el registro catastral incluyendo los tres predios antes mencionados que Rizo, como alcalde, protocolizó ante el notario público Segundo de Cartagena, don Rafael H. de Lavalle, en la escritura número 141 del 17 de febrero de 1978. La misma que muestra el Grupo Heroica cuando se le pregunta por el tema.

Rizo arguye que toda esta maniobra jurídica se le ocurrió, en parte, para lograr que el Ministerio de Desarrollo "pagara por los  terrenos para el centro de convenciones", pero también para "regularizar su situación jurídica".

Parqueadero del Centro de Convenciones ¿Ocupado ilegalmente?

Explica Rizo que la solución que tenían a la mano era ponerle un precio a los terrenos. El ministro Moreno Jaramillo le propuso, como corresponde, que el municipio debía aportar los predios al proyecto ya que la construcción del centro de convenciones correría por cuenta de los socios de APCIC. El entonces alcalde le espetó que sin recursos para el traslado, no habría centro de convenciones; el ministro le compró el argumento y le exigió entonces un avalúo oficial del IGAC. En 70 millones se tasó. Pero el municipio sólo necesitaba 35 para el traslado del mercado. Y como ese valor tenía un carácter más bien nominal para justificar el desembolso de los recursos de Proexpo que se necesitaba para terminar Bazurto, relata Rizo que el avalúo llegó sólo por ese valor.

Parqueadero del Centro de Convenciones ¿Ocupado ilegalmente?
Composición hecha por el CCC. Predios liberados para la construcción del CCC

El 3 de agosto del 78, durante el homenaje que Rizo Pombo le hizo a Rafael Gama en la alcaldía para entregarle la medalla cívica de Cartagena, firmaron la escritura de traspaso del lote del mercado, Gama, como director de Proexpo, y Raúl Quintero Lyons, como gerente de las Empresas Públicas Municipales de Cartagena. Aquel le entregó a Quintero un cheque por los 35 millones de pesos del lote del mercado. Meses después el viejo mercado fue demolido y el terreno liberado. Ya el 20 de julio de ese mismo año, con la ceremonia de colocación de la primera piedra, llegaba a su fin un arduo proceso y arrancaba el de la materialización del CCC. El proyecto se lo ganó la firma 'Esguerra, Sáenz y Samper', pero debió afrontar múltiples obstáculos para llegar a su fin.

Parqueadero del Centro de Convenciones ¿Ocupado ilegalmente?
Cortesía Fotos antiguas de Cartagena - Facebook

Los primeros desembolsos de Proexpo para la construcción fueron transferidos en mayo de 1979. Los trabajos se iniciaron en septiembre de ese año. Y en tiempo récord, para la magnitud de la obra y en el país que padecemos, casi tres años después, el 19 de marzo de 1982, el presidente Julio César Turbay presidió la ceremonia de inauguración del Centro de Convenciones Cartagena de Indias. Una semana después se cumplió el compromiso pactado y que motivó su construcción: la asamblea del BID. A partir de ese momento, fue la Corporación de Centros de Convenciones y Exposiciones de Colombia (Corpocentros), creada en 1980 como una entidad sin ánimo de lucro, la encargada de la operación del emblemático centro de eventos cartagenero.

La concesión, el Grupo Heroica y la polémica sobre si explota ilegalmente el parqueadero del CCC

En 2010 y con el compromiso de adelantar una inversión inicial de $7 mil millones en los siguientes 18 meses, la firma Grupo Heroica tomó posesión del manejo y administración por 10 años del CCC. Según registros de prensa, el plan de inversión se haría de la mano con Proexport (Procolombia) y Fiducoldex (fiduciaria de Bancóldex), convocantes de dicha concesión.

Parqueadero del Centro de Convenciones ¿Ocupado ilegalmente?
Cortesía Fotos antiguas de Cartagena - Facebook

En 2016, en una nota de prensa emitida por Fiducoldex, se anunció la prórroga a Grupo Heroica del contrato para la operación del CCC por 10 años más. Es decir, hasta 2026. "Fiducoldex y Procolombia tendrán la facultad de supervisar e inspeccionar las actividades y obras adicionales ejecutadas, que deben ser entregadas en enero de 2017", concluye el comunicado.

Qué es Grupo Heroica

Grupo Heroica SAS, es una empresa colombiana establecida en 2010 e integrada por tres accionistas: Sala Logística de las Américas SA, GHL Grupo Hoteles SCA y Constructora Conconcreto SA. Juliana López preside el Grupo y tiene una junta directiva integrada por seis miembros.

Una acción popular

En 2012 a través de una acción popular, una veeduría trató de reclamar como espacio público el parqueadero del CCC. Según el recurso, esta zona del barrio Getsemaní, a lo largo de la Calle del Arsenal desde donde quedaba el mercado público hasta el baluarte El Reducto, “es una zona verde distrital que es aprovechado económicamente en beneficio de un grupo económico privado y le niega a la comunidad su libre uso”.

En su momento, la presidenta de Grupo Heroica respondió al respecto que el CCC "es propiedad de Proexport (Procolombia) y que son ellos los que deben responder sobre ese tema”. Dos años después, el entonces director de responsabilidad fiscal de la Contraloría Distrital de Cartagena, César Leyton, le confirmó al diario El Universal, que “los terrenos en donde se levanta el CCC, pertenecen a la Nación, aunque haya una escritura pública de venta". Esta fue la nota al respecto y la respuesta de Grupo Heroica.

En 2015, dicha veeduría continuó su pelea por la restitución de estos predios y denunció que la concesión fue irregular y que también expiró. Esta fue la nota que lo registró.

En 2014, de acuerdo a la bitácora del Concejo de Cartagena registrada por Funcicar, se declaró sesión informal para que la veeduría presentará sus argumentos frente a la situación de los predios de uso público del CCC y estas fueron las conclusiones.

El abogado Antonio Caballero, uno de los impulsores de dicha acción popular, le contó a LaChiva.Co que la concesión a Corpocentro, que era de 20 años a partir del 1979, debía ser revertido a la Nación por ser “bienes de uso público”. Para él es muy extraño que esa concesión perdure en el tiempo y siga vigente cuando Corpocentro dejó de existir. Además el beneficiario de esa concesión, que hoy parecen ser Procolombia y Fiducoldex, es una persona distinta a quien la recibió inicialmente.

CCC - La Chiva
CCC - La Chiva

Para el jurista, en el caso particular, lo que debió pasar fue la "pérdida de la fuerza ejecutoria de la concesión una vez que su beneficiario desapareció", es decir, Corpocentro. Precisó a su vez que es la Dirección General Marítima (Dimar), a quien le compete actuar en consecuencia, sobre todo porque el objeto inicial desapareció y era uno solo: Construir un centro de convenciones. Caballero insiste en que debió entonces declararse extinguida esta concesión, "Y lo más grave en estos momentos es que esos predios aparecen con un folio de matrícula inmobiliaria que dan cuenta que es propiedad privada. Es entonces incomprensible como un bien de uso público hoy es objeto de aprobación privada. Y estamos hablando de bienes inajenables, inembargables e imprescriptibles", precisó.

Según el abogado, el actual operador, Grupo Heroica, no reporta ningún tipo de utilidad al Distrito. Y con relación al parqueadero, conceptuó que es un parque lineal donde al margen de la bahía hubo un cordón amurallado, "Ahí hay vestigios arqueológicos que hacen parte del patrimonio histórico y cultural de la humanidad. De hecho lo único que quedó de eso fue el baluarte de El Reducto, que se unía con el baluarte Barahona a través del desaparecido cordón de muralla, donde hoy queda el centro de convenciones". Esto lo corrobora el curtido arquitecto restaurador Germán Bustamante Patrón, quien le explicó a este reportero que "cuando se demolieron las murallas y se rellenó un poco el borde de la bahía de las Ánimas, se ocuparon esos terrenos con los pabellones del mercado público. Por lo tanto esos terrenos, desde su origen fueron espacio público".

Parqueadero del Centro de Convenciones ¿Ocupado ilegalmente?
Cortesía Fotos antiguas de Cartagena - Facebook

Según el POT vigente, esa área es un parque lineal de uso público "pero aprovechado económicamente por un grupo particular", insistió el profesional del derecho, quien además aseguró que en el 2014, la actual vicepresidenta de la República, Marta Lucía Ramírez, hacía parte de la junta directiva del Grupo Heroica SAS, operador del CCC. Un rumor que ha hecho curso en la ciudad desde hace varios años.

La Dimar ha mantenido el relato de que en efecto la infraestructura de marras se encuentra en terrenos de bajamar que son bienes de uso público, esto ratificado por las licencias de concesión desde cuando se construyó el CCC en reemplazo del antiguo mercado público en un área de la bahía de las Ánimas contigua a la Calle del Arsenal.

Al término de esta nota, Grupo Heroica no respondió a un par de preguntas que se le formularon. No obstante, en otras declaraciones, su presidenta, Juliana López, coincide con la Dimar en afirmar que los parqueaderos no son terrenos de la Nación.

Explica además que Grupo Heroica recibió de Fiducoldex en 2010, la tenencia del edificio y su estructura general y que el Distrito de Cartagena “no es parte del contrato de aprovechamiento económico del CCC”. Y añade que "En la medida que el predio de dominio privado colinda con el mar, efectivamente hay una zona de terreno de la Nación sobre la que se ha otorgado la concesión que se encuentra vigente”, todas respuestas de López a un cuestionario que le envió el Concejo en 2014. Y ha sido enfática en defender que el predio es un bien privado “de conformidad con la escritura pública 1392 del 2 de agosto de 1978 de la Notaría Tercera, Proexpo le compró a las Empresas Públicas Municipales de Cartagena el inmueble con matrícula inmobiliaria 06018832 que comprende el área de terreno donde está el Centro de Convenciones y el área de parqueaderos y zonas verdes”. Y sí, esto parece que concuerda con el relato de Rizo Pombo.

Concluya usted.

El parqueadero

Las áreas de estacionamiento vehicular de CCC se dividen en parqueadero 1 y 2, cuya capacidad es de 86 y 72 vehículos respectivamente; en el parqueadero 1 se encuentran incluidos 3 para personal con discapacidad. El área total de los mismos es 18.612 M2 dividida de la siguiente manera:

Parqueadero 1: 5776 m²; parqueadero 2: 3680 m²; rotonda (Zona Verde): 4200 m², y zona verde final, antes del baluarte El Reducto: 5160 m².

Parqueadero 1 del CCC
Parqueadero 1 del CCC

Nota de actualización: Horas después de la publicación de esta historia, el Grupo Heroica, a través de una vocera de Procolombia, se comunicó con LaChiva.co y esta fue su reacción frente tema:

Efectivamente el predio correspondiente al Centro de Convenciones Cartagena de Indias, incluido su parqueadero, es propiedad de Fiducoldex S.A. como vocera de Procolombia. La información la pueden consultar en el certificado de tradición del inmueble con matrícula inmobiliaria 060-18832 de la Oficina de Registro de Instrumentos Públicos de Cartagena. No existe discusión sobre la naturaleza jurídica de bien. Mediante sentencia del 4 de diciembre de 2.014 el Juzgado Sexto Administrativo de Cartagena reconoció que es un bien fiscal de propiedad de Fiducoldex como vocera de Procolombia, que anualmente paga impuesto predial por mas de $2.000 millones de pesos, como puede ser validado en el portal de liquidación y pago de impuesto predial de la Alcaldía de Cartagena de Indias.

Juan Diego Perdomo Alaba
Comunicador Social y Periodista de la Universidad de Cartagena. Consultor en comunicaciones digitales, estratégicas y de gobierno.