¡Hay esperanza! Voceros de la Universidad de Oxford en Reino Unido, anunciaron resultados "muy prometedores" de su investigación en la búsqueda de una vacuna contra el nuevo coronavirus. Según sus desarrolladores, los hallazgos de las primeras fases del estudio, divulgados este lunes por la revista médica The Lancet, parecen “seguros” y “entrenan” el sistema inmunológico.

Hay más de 100 proyectos de vacunas contra el coronavirus en el mundo pero esta semana dos de ellas han avanzado de manera contudente: La de la farmacéutica AstraZeneca con la Universidad de Oxford, y la de la compañía de biotecnología estadounidense Moderna, Inc, tal como lo contó LaChiva.Co. en esta nota.

Astrazeneca
Astrazeneca

Durante los ensayos clínicos realizados en cinco hospitales británicos entre abril y mayo del año en curso por expertos del prestigioso centro académico, 1.077 voluntarios entre 18 y 55 años mostraron que una inyección producía anticuerpos y leucositos en la sangre que podrían combatir el virus.

Los resultados de esta primera fase son preliminares. Pero el efecto de la vacuna es medido por un aumento de los anticuerpos y células T, generados en la sangre de los voluntarios que se prestaron al experimento. Se comprobó además que las personas que recibieron la vacuna llegaron a generar tantos anticuerpos como los de una persona que se infectó y se curó, es decir, consigue que el organismo reconozca a largo plazo las células infectadas.

Los investigadores informaron además que la vacuna no provocó ninguna reacción inesperada, tuvo un perfil de seguridad similar al de las vacunas anteriores de este tipo y sólo causó pocos efectos secundarios que desaparecieron cuando se les suministró paracetamol a los pacientes.

Este es el resultado de la primera fase del test en los humanos. Los investigadores indicaron que el siguiente paso en el estudio de la vacuna será confirmar que puede proteger eficazmente contra la infección del SARS-COV-2.

Andrew Pollard, investigador jefe del Ensayo de Vacunas de la Universidad de Oxford, explicó al respecto que "Vimos la respuesta inmune más fuerte en los 10 participantes que recibieron dos dosis de la vacuna, lo que indica que esta podría ser una buena estrategia para la vacunación".

Las dosis de la vacuna llamada AZD1222, como parte de la primera fase clínica, es desarrollada por el laboratorio AstraZeneca y científicos de la Universidad de Oxford. 

El informe concluyó que la vacuna fue segura, tolerada e inmunogénica, o sea, que no hay “rechazo” del medicamento, y los resultados preliminares de este primer ensayo clínico en humanos respaldaron la progresión del desarrollo clínico en ensayos en fase 2 y 3 en curso.

En cuanto a los ensayos de fase 3, se informó que ahora están en marcha en Brasil, Sudáfrica y el Reino Unido, con lo que se podrá evaluar la eficacia de la vacuna en diversas poblaciones. Esta podría necesitar una segunda dosis y se proyecta que estaría lista antes de final de año.

Mientras tanto, el Reino Unido anunció este lunes que ordenó 100 millones de dosis de la vacuna. Se vislumbra entonces un fuerte debate mundial sobre cómo sería su distribución.

¿Qué son los anticuerpos y las células T?

Hasta ahora, gran parte de la atención sobre el coronavirus se ha centrado en los anticuerpos, pero estos son sólo una parte de nuestra defensa inmunológica.

Los anticuerpos son pequeñas proteínas producidas por el sistema inmunológico que se adhieren a la superficie de los virus. Neutralizar los anticuerpos puede desactivar el coronavirus.

Las células T, un tipo de glóbulo blanco, ayudan a coordinar el sistema inmunológico y son capaces de detectar qué células del cuerpo están infectadas para así destruirlas. Casi todas las vacunas efectivas inducen una respuesta de anticuerpos y células T. Las muestras de los pacientes se analizan como parte del ensayo.

Los niveles de células T alcanzaron su punto máximo 14 días después de la vacunación y los niveles de anticuerpos alcanzaron su punto máximo después de 28 días. El estudio no ha durado lo suficiente como para entender cuánto pueden durar, según el estudio de The Lancet.

Juan Diego Perdomo Alaba
Comunicador Social y Periodista de la Universidad de Cartagena. Consultor en comunicaciones digitales, estratégicas y de gobierno.