En un extenso hilo, el cofundador y presidente ejecutivo de Twitter, Jack
Patrick Dorsey, dijo este miércoles que cerrar la cuenta del presidente estadounidense Donald Trump, fue lo correcto, aunque también señaló que sienta un "precedente peligroso".

Admitió que la prohibición fue en parte un fracaso de Twitter, que no había hecho lo suficiente para fomentar una "conversación saludable" en sus plataformas.

Tras el cierre de la cuenta del presidente saliente, como consecuencia del asalto al Capitolio en Washington el pasado 6 de enero por parte de sus seguidores, la red social ha generado distintas posiciones, ha sido elogiado y criticado por una presunta atribución de facto en la moderación del debate público. 

Dorsey manifestó que no celebraba ni se enorgullecía de la prohibición contra Trump y reiteró que sacar al presidente de Twitter se hizo después de enviarle "una advertencia clara".

No obstante, aceptó que la medida tendría consecuencias para una internet abierta y gratuita. "Tener que tomar estas acciones fragmenta la conversación pública. Nos dividen. Limitan el potencial de aclaración, redención y aprendizaje. Y sienta un precedente que creo que es peligroso: el poder que un individuo o corporación tiene sobre una parte del debate público global".

Asimismo opinó que "Este momento en el tiempo puede requerir esta dinámica, pero a largo plazo será destructiva para el noble propósito y los ideales de la internet abierta".

El director ejecutivo de Twitter también abordó las críticas de que solo un puñado de empresarios tecnológicos pueden tomar decisiones sobre quién tiene y quién no tiene voz en internet, y sobre las acusaciones de censura. "Una empresa que toma la decisión de moderarse a sí misma es diferente a un gobierno que le quita el acceso (a alguien), pero puede sentirse casi igual", expresó.

Juan Diego Perdomo Alaba
Comunicador Social y Periodista de la Universidad de Cartagena. Consultor en comunicaciones digitales, estratégicas y de gobierno.