El recién posesionado presidente de los Estados Unidos, el demócrata Joe Biden, ya está en funciones y se dispone a 'revertir' o 'revisar' algunas de las políticas más controvertidas de saliente Donald Trump. "No hay tiempo qué perder", fue el primer trino que hizo a través de la cuenta oficial como presidente estadounidense @POTUS.

Entre las principales medidas que tomará el mandatario demócrata entre miércoles y jueves están el regreso al Acuerdo de París y a la Organización Mundial de la Salud y una fuerte reforma migratoria.

Coronavirus

Como parte de la estrategia de Biden para hacerle frente a la pandemia del coronavirus, el inmunólogo de la Casa Blanca, Anthony Fauci -criticado e insultado por Donald Trump- intervendrá en representación de Estados Unidos en la reunión del Consejo Ejecutivo de la OMS que tendrá lugar este jueves.

Asimismo, Biden firmará un decreto que hará obligatorio el uso de mascarillas en los edificios federales y para los empleados del gobierno central y, para paliar los efectos económicos generados por la pandemia, prevé una moratoria contra los desalojos y un congelamiento de los préstamos estudiantiles federales.

Política ambiental

La nueva administración también sacará adelante políticas para frenar el cambio climático -que Donald Trump dijo “no creer” que existiera-. Gina McCarthy, responsable de este asunto en el gabinete demócrata, anunció que Estados Unidos enviará un pedido a la Organización de Naciones Unidas (ONU) para volver al Acuerdo de París.

Biden también quiere revertir una serie de medidas de desregulación ambiental tomadas por el gobierno de su antecesor. Entre ellas, va a revocar la autorización para el controvertido oleoducto de Keystone XL, que une Estados Unidos y Canadá.

Política migratoria

En materia migratoria, en mandatario  estadounidense intentará restituir políticas que se habían iniciado durante la administración de Barack Obama y terminar con la persecución a inmigrantes que el gobierno de Trump tuvo como bandera.

Anulará igualmente un decreto migratorio que prohíbe la entrada al país de ciudadanos de países mayoritariamente musulmanes y suspenderá la construcción del muro en la frontera con México, financiado con el presupuesto del Pentágono.

En el ámbito legislativo, Biden presentará un proyecto al Congreso -donde cuenta con mayoría demócrata- que tiene entre sus puntos principales la naturalización del colectivo conocido como 'Dreamers' (“Soñadores”): 700.000 jóvenes llegados como indocumentados en la infancia acompañando a sus padres.

Los migrantes beneficiados por el Estatuto de Protección Temporal (TPS) -una protección que Trump intentó derribar, al igual que la que beneficiaba a los 'Dreamers'- también están incluidos en un plan de varias etapas que puede culminar con su nacionalización.

"Será un privilegio trabajar con el Congreso para pasar una reforma legislativa sobre inmigración y ofrece esa vía, y ofrece una solución permanente a lo que claramente es un sistema roto", dijo Alejandro Mayorkas, nominado para dirigir el Departamento de Seguridad Interior -que gestiona la política migratoria-, durante su audiencia de confirmación en el Senado.

El proyecto también incluye fondos adicionales para aumentar la vigilancia y los controles fronterizos y un plan de asistencia para El Salvador, Guatemala y Honduras, el país de origen de la mayoría de esos migrantes.

Juan Diego Perdomo Alaba
Comunicador Social y Periodista de la Universidad de Cartagena. Consultor en comunicaciones digitales, estratégicas y de gobierno.