En varios países de Europa inició desde hace varias semanas la fase de desconfinamiento tras varios meses de cuarentena a raíz de la pandemia del covid-19. Se aproxima el verano en el continente y parece que llega con una ola de calor que hará que sus habitantes se vuelquen a las playas. Y por supuesto, se han venido estudiando las posibles medidas para que la gente pueda ir a los balnearios respetando los protocolos de autocuidado y distanciamiento social.

En Israel, por ejemplo, se autorizó la apertura al público de 124 playas vigiladas marcando el comienzo oficial de la temporada veraniega. Abrirán a partir del primero de junio.

Según el diario El Universo, en España, Barcelona también abrió sus playas y parques para realizar paseos, en una ligera flexibilización del confinamiento en la segunda ciudad del país ibérico, fuertemente golpeada por el virus.

Pero en Francia, concretamente en La Grande Motte, una de las principales estaciones balnearias de la costa mediterránea francesa, los protocolos de apertura están más avanzados y han ideado un novedoso sistema.

Playas francesas abren con zonas de distanciamiento
La Grande Motte. Foto cortesía AFP

Según la agencia AFP, la autoridad de turismo del lugar ha trazado una superficie de 2 mil metros cuadrados para poner a prueba lo que llaman "la playa compartida", donde está permitido extender la toalla pero con "un máximo de protecciones sanitarias". O sea, se puede ir a tomar el sol con previa reserva pero dentro de un espacio demarcado con balizas o pilotes de madera y cuerdas, espacios acotados para dos, cuatro o seis personas.

Playas francesas abren con zonas de distanciamiento
La Grande Motte. Foto cortesía AFP

La página web de la oficina de turismo indica que se puede reservar en línea y de forma gratuita, eligiendo una de las dos franjas horarias disponibles: de 9 de la mañana a 12 y 30 del mediodía o por la tarde de 2 a 5. El viernes pasado hubo 250 plazas reservadas.

Playas francesas abren con zonas de distanciamiento
La Grande Motte. Foto cortesía AFP

Las reglas de la "playa compartida" incluyen, entre otras, la prohibición de fumar y llevar animales. Así mismo, las personas tendrán que respetar un sentido de circulación y llevarán un brazalete para poder acceder a su reserva. Las autoridades recomiendan además tener el celular en silencio y escuchar música solo con audífonos.

Juan Diego Perdomo Alaba
Comunicador Social y Periodista de la Universidad de Cartagena. Consultor en comunicaciones digitales, estratégicas y de gobierno.