fbpx
Inicio Opinión ¿Para qué quiere el Festival de Música Clásica de Cartagena $700 millones?

¿Para qué quiere el Festival de Música Clásica de Cartagena $700 millones?

0
¿Para qué quiere el Festival de Música Clásica de Cartagena $700 millones?
Luis Jerez

Por: Luis Jerez Zurita*

El Festival Internacional de Música Clásica de Cartagena, como todos sabemos, es un evento que atrae mucho turismo y que no solo ofrece conciertos, sino que brinda espacios de formación musical a través de clases magistrales, charlas y talleres de luthería.

El Festival es patrocinado por importantes empresas nacionales e internacionales y me atrevo a decir que es el que más apoyo tiene en toda la región. Recientemente salió a la luz pública que el alcalde entrante en Cartagena de Indias, William Dau, decidió no otorgar esos más de 700 millones de pesos al Festival precisamente por la situación en materia económica que atraviesa la ciudad.

Esto desde luego ha tenido gente a favor y en contra. Están los que ven todo desde la mirada del sector turístico, los que creen que el evento favorece el desarrollo cultural de la ciudad y los que creen que esos aportes deben ser invertidos en proyectos socioculturales que favorezcan las tres localidades de la ciudad.

Pero entremos en contexto. El Festival funciona las dos primeras semanas de enero, la mayoría de los eventos son privados. No es cierto que la mitad sean gratuitos, los costos de las boletas son considerables, siempre llenan sus escenarios, incluso queda gente afuera del Teatro Adolfo Mejía la mayoría de las noches, el recaudo entonces debe ser extraordinario.

Aparte de todo esto, recibe el apoyo de grandes empresas nacionales e internacionales. Los músicos que traen son de alto calibre, financiados por los grandes patrocinadores que tiene. Dentro de su propósito constituye todos los años la Sinfónica de Cartagena, que funciona entre el mes de octubre y la segunda semana de enero, conformada por músicos de varios procesos sinfónicos de la ciudad, cumpliendo la promesa e idea de ser la "orquesta de la ciudad", con lo cual diferimos la mayoría de los formadores musicales en Cartagena.

Está integrada por chicos de la Orquesta Sinfónica de Bolívar, de la Institución Universitaria Bellas Artes y Ciencias de Bolívar -Unibac-, de la Camerata Heroica, de las Fundaciones Cakike, Música por Colombia y Tocando Puertas, entre otros procesos que operan en la ciudad. Lo curioso de todo esto, es que no ha llegado el día en que el Festival invite a todas estas orquestas que con sus músicos conforman la “Sinfónica de Cartagena” a que brinden un concierto a la ciudad y sus visitantes y aprovechen la vitrina para mostrar sus procesos.

Si este encuentro musical anual fuera incluyente, dedicara uno de sus conciertos a la muestra del talento local, a la muestra de las orquestas de la ciudad, un concierto donde se muestre cada orquesta por separado y que al final hagan una gran masa conformada por todas las orquestas y ahí sí digan: esta es la Sinfónica de Cartagena. Pero es obvio que el Festival no se quiere arriesgar a mostrar orquestas con niveles básicos en sus grandes escenarios (que son realmente del Distrito y que como contraprestación este debería ponerle como condición la muestra e inclusión en gran medida del talento local), y evidenciar la falta de nivel que existe en la ciudad. Le diría a su directora, doña Julia Salvi, que esos recursos que la organización exige con tanto ahínco debería el Distrito invertirla en procesos sinfónicos de alto nivel en las tres localidades de la ciudad para que cuando venga a armar su orquesta, encuentre músicos con nivel y así no se avergüence de mostrarlos en sus grandes escenarios como orquestas independientes y como gran orquesta.

La ciudad necesita acciones direccionadas al fortalecimiento cultural, está comprobado que el aprendizaje y la práctica en las artes contribuye de manera grandiosa al desarrollo de las ciudades, no solo en materia artística, sino en transformación social. Saliéndonos de la “Orquesta Sinfónica de Cartagena”, debo aplaudir al Festival que aunque ha sido lento, poco a poco ha venido dando participación con el pasar de los años a músicos de la ciudad, entre ellos Cristian del Real, Francisco Lequerica (invitado 2020) y este servidor, invitado en 2014. Invito a la señora Salvi a que se detenga por un momento a pensar en los procesos sinfónicos de Cartagena, y si gusta, envíe maestros mensualmente durante todo el año a que vengan y dicten clases magistrales en nuestros distintos procesos sinfónicos, solo así y con un enfoque administrativo dirigido a las comunidades de la ciudad, podrá existir no una orquesta sinfónica, sino muchas orquestas sinfónicas de Cartagena de Indias.

No podría concluir este texto sin antes mencionar que la Orquesta Sinfónica de Bolívar de Unibac, la mejor de todo el Caribe Colombiano y de la que muchos de los músicos de la Sinfónica de Cartagena integran, jamás se ha presentado en este Festival y nunca ha sido invitada.

*Compositor y magíster en Música.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here