fbpx
Inicio Opinión Pese a la victoria de Arauz, el anticorreísmo ganó en Ecuador

Pese a la victoria de Arauz, el anticorreísmo ganó en Ecuador

0
Pese a la victoria de Arauz, el anticorreísmo ganó en Ecuador

Según los resultados del conteo rápido del Consejo Nacional Electoral de Ecuador, la segunda vuelta de los comicios generales en ese país sería entre los candidatos de izquierda Andrés Arauz y Yaku Pérez. La foto, hasta el cierre de esta nota a la 1 y 30 de la madrugada del lunes 8 de febrero y si nada extraordinario ocurre, quedó así:

Andrés Arauz: 31.05%
Yaku Pérez: 20.72%
Guillermo Lasso: 19.13%
Xavier Hervas: 16.68%

Digo que si nada extraordinario ocurre, porque hay advertencias de posible fraude para evitar que el candidato indigenista Pérez, llegue a segunda y confirme el batacazo de esta interesante jornada electoral.

Pese a la victoria de Arauz, el anticorreísmo ganó en Ecuador

El escenario político ecuatoriano se puso muy simpático. Para alquilar balcón y comer crispetas. Resulta que este domingo más de 13 millones de ecuatorianos votaron para elegir a su próximo presidente. Se presentaron 16 candidatos (una sola mujer). Según las encuestas, los cuatro candidatos favoritos eran Andrés Arauz, Guillermo Lasso, Yaku Pérez y Xavier Hervas, en ese orden.

El primero es el apadrinado por el expresidente Rafael Correa, favorito 'number one'; el segundo es el eterno candidato de la derecha ecuatoriana, un experimentado banquero y exministro cercano al opus dei, enemigo político de Rafael Correa; el tercero es un destacado ecologista y líder indígena, exprefecto de Azuai, un 'outsider' pero con experiencia administrativa. Se considera de izquierda moderada y comunitarista, anticorreísta; y el tercero, es un empresario y agroindustrial socialdemócrata que parece haber hecho la mejor campaña de todas, un desconocido que participa por primera vez en política pero que, para sorpresa de todos, logró encumbrarse y ubicarse cuarto en las encuestas. Supo usar muy bien las redes sociales.

Y aunque tres de los cuatro candidatos de punta se reconocen de izquierda, entre ellos hay unas diferencias considerables que matizan un escenario que pareciera favorable al correísmo pero que en perspectiva no lo es. Por eso en política uno más uno jamás es dos.

De hecho, hay un trino que refleja el clima de opinión que hay en Ecuador y dista de la idea extranjerista de que las elecciones de este domingo son un referendo a favor de legado correísta:

Sí, en el Ecuador las cosas no son tan favorables para los intereses del expresidente, quien iba a ser la fórmula vicepresidencial de Arauz, pues la condena a ocho años de prisión e inhabilitación política para el 'MashiRafael', obligaron a cambiar de opción.

El actual presidente Lenin Moreno nunca convenció; la derecha no innovó y se la jugó nuevamente con una momia política retardararia que no desiste en su intención de llegar a Carondelet, y la gente quiere algo distinto a lo que Correa imponga. En resumidas cuentas: Ni Lasso, ni Correa.

Pero todo estaba previsto y las cuentas estaban hechas para el escenario polarizado Arauz - Lasso en segunda vuelta, donde el último, según trascendió, ya estaba coqueteándole a los sectores alternativos para poder hacerse a los votos de Pérez y Hervas, tarea difícil. Pero el vertiginoso ascenso de Pérez, cuyo nombre de pila es Carlos Ranulfo, dio un sonoro golpe de mesa que obligó a revolver el dominó político y que lo pone en el partidor como el gran favorito a ganar la presidencia, un hecho histórico pues sería el primer presidente indígena del Ecuador y el tercero en Latinoamérica.

Tanto Yaku como Hervas, han manifestado un profundo desprecio por todo lo que representa el correísmo en ese país. De hecho, durante la campaña, Correa le dedicó varios trinos venenosos al empresario de centro izquierda, a lo que este respondió con contundencia.

Con Yaku Pérez la cosa es más compleja. Su partido, el Movimiento de Unidad Nacional Pachakutik, estuvo con Correa es su primera elección en 2006, donde tuvieron burocracia. Pero la separación entre los indígenas y el gobierno de Correa se produjo cuando este empezó a criticar la protesta social. El detonante fue la detención y agresión policial de una veintena de personas que exigían obras viales para la localidad de Dayuma, en la provincia oriental de Orellana, de la que se extraen unos 40.000 barriles de petróleo por día. No obstante en 2010, la aprobación de la Ley de Aguas fue el punto de quiebre y pasaron a ser oposición nuevamente. Yaku y su partido critican sin matices el modelo económico extractivista del polémico exmandatario

Y a la pregunta sobre con quién le gustaría irse a segunda vuelta, la respuesta del también doctor en Jurisprudencia fue contundente : "Con cualquiera. La una es la derecha neoliberal pero al menos es sincera y se identifica como libre mercado; la otra es la derecha camuflada de progresismo. Una izquierda autoritaria y arrogante. Las dos son del pasado y parte de la corrupción".

Según los analistas políticos más ponderados del Ecuador, en la segunda vuelta Yaku reuniría los nada despreciables votos del sorprendente Hervas -que por supuesto no son endosables-, y muchos de los de Lasso, que se deslizarían a su favor por ser anticorreístas puros. Nada está dicho pero Arauz la tiene cuesta arriba y la filigrana política juega un papel importante, pues hay otros respaldos que considerar. Le conviene enfrentarse a Lasso y no a Pérez, pues el correísmo se hace fuerte en la polarización. No tiene el apoyo de Lenin Moreno (que en vez de sumar, resta), quien hace cuatro años se hizo elegir con los votos de Correa y al rato lo traicionó, ¿Dónde vimos esa misma novela de amor y odio?

Por último y sin la pretensión de extrapolar contextos, me la juego de atrevido para reflexionar sobre la idea de una tercería en Colombia de cara a las presidenciales de 2022, que rompa con los extremos y la profunda polarización que vive nuestro país. Pasó en Francia con Macron y ahora en Ecuador, donde Yaku Pérez se coló entre Arauz y Lasso, y un refrescante Xavier Hervas da muestras de que la gente quiere algo diferente por fuera de izquierdas y derechas enfrentadas.

Me sigue sonando el exministro de Salud y rector de la Universidad de los Andes, Alejandro Gaviria.

Adenda: La democracia está de vuelta en Ecuador, dicen algunos correístas y petristas colombianos. Y si fuera así, quien regresa es la izquierda, no la democracia. Esa maña tirana del progresismo furioso de creer que ahí está el camino, la verdad y la vida. La democracia se nutre del disenso, no del unanimismo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here