De acuerdo con la información publicada en su página web oficial, la Corporación Universitaria Empresarial de Salamanca -CUES- inició su funcionamiento en el año 1997, en principio, como una institución de educación superior. Tiempo después cambió su razón social por CUES, nombre con el que hoy se le conoce y que aprobado por el Ministerio de Educación en el 2000. Allí estudia actualmente unos 400 alumnos.

Docentes y personal administrativo o colaboradores de esta corporación, que iniciaron sus labores "con las más altas expectativas", aseguran que terminaron sus contratos en medio de diferencias, despidos, silencios, negativas de pagos y derechos de petición que jamás fueron contestados y advierten que "mucho antes de la pandemia, ya estaban en cuarentena salarial", por los atrasos injustificados en el total o gran parte de los honorarios que trabajaron durante meses y que hasta hoy no han sido cancelados.

Los despiden o renuncian, pero no les pagan

Mario Prada, quien se desempeñó como director del Departamento de Innovación y Emprendimiento, también docente de esa misma área hasta el pasado abril de 2020, precisó que decidió entregar su carta de renuncia luego de varios meses sin recibir honorarios, e indicó que la corporación le debe más de 7 de millones de pesos. Continúa diciendo que "la universidad contrata docentes, dura un período con ellos hasta cuando esta se canse o según lo que rinda y después no le paga".

El también ingeniero de sistemas señala que su pago pendiente, hasta hace poco ascendía a 12 millones de pesos pero por concepto de descuentos por matrículas ha logrado que le abonen la deuda sin ningún tipo de comunicación o compromiso por pago de lo restante.

"Tengo a un joven que estudia en la corporación al que estoy apoyando, hace prácticas en mi empresa y para que ellos me fueran abonando, lo que hice fue que los semestres del chico me los descontarán de la deuda", explicó.

"Siempre tuve contrato OPS verbal y uno de docente sin firmar"

Por su parte, Silvana Paz, exdocente del programa de Administración de Empresas y directora de Admisiones, Mercadeo y Financiación, reveló que la deuda con ella asciende a los 11 millones de pesos y al tiempo expresa que, "Tras incontables mensajes de texto, Whatsapp, correos electrónicos, derechos de petición y hasta por medio de campañas por las redes sociales, los afectados hemos intentado levantar la voz y luchar por nuestros derechos como empleados de la CUES con resultados infructuosos".

Dilataciones

Volviendo a Prada, desde su renuncia solicitó sin éxito copias de sus contratos través de los medios institucionales del lugar, razón por la que el pasado 7 de junio les elevó un derecho de petición, sin que tampoco sucediera nada al respecto. "Hacen que los procesos se dilaten lo más que se pueda para que los docentes se aburran o se cansen", dice.

Otra de las afectadas es Vannesa Guerrero, quien fue docente de la materia de Laboratorio de Emprendimiento 4 y 5, vinculada por orden de prestación de servicios a esta corporación desde febrero de 2020, "Nunca he podido pasar una cuenta de cobro porque el vicerrector, Jorge Luis Barrios, nos pidió que las pasáramos al final de semestre, dada la difícil situación económica por la que estaba pasando la universidad. Cumplimos, pero se aprovecharon de nuestra buena fe y profesionalismo. Ahora no contestan los teléfonos, los chats, ni los correos. A mí me deben cuatro meses, y la coordinadora académica renunció por la misma situación.

Silvana Paz, al respecto, agrega que los docentes, en su mayoría, "pese a las promesas incumplidas, y por sentido propio, profesionalismo y responsabilidad" decidieron continuar el semestre para no interrumpir los procesos de los estudiantes. Mientras que, un docente, que pidió la reserva de su nombre alegó que "Y ni hablar de los docentes que renunciaron durante el periodo 2019-2, de los que les dijeron que no continuaban y se fueron sin sus liquidaciones o peor aún, a los que les debían todo el semestre pasado y continuaron laborando tras una esperanza dada por el señor rector Fernando Navarro Sibaja, que si los apoyaban "y no se bajaban del barco"se pondrían al día con ellos en el mes de febrero del 2020 con todos los pendientes".

Renata Perea trabajó como profesora de inglés y español para extranjeros durante el segundo semestre del 2019 y cuenta que con CUES firmó dos contratos, uno por prestación de servicios y otro a término fijo, hasta el 30 de noviembre, "me hicieron mal ambiente, tuve un inconveniente con un libro que perdí y al final sólo me pagaron 10 días de trabajo y todavía no hay respuesta de mi liquidación. No me renovaron, pero tampoco me pagaron".

Mario Prada, quien lleva la vocería de las denuncias concluye indicando que dicha corporación "está presentando problemas con el Ministerio de Educación para validar algunos de sus programas académicos y el SENA le quitó los programas técnicos. Es triste porque la comunidad estudiantil es población vulnerable y nosotros quisimos estar ahí para apoyar, aportar y desarrollar cosas interesantes para ellos".

LaChiva.Co intentó en varias ocasiones comunicarse con Jairo Arango, representante legal de la corporación y con Fernando Navarro Sibaja, rector de la misma para conocer sus versiones sobre los hechos, pero no quisieron responder.

Redacción La Chiva
Somos el principal medio de comunicación digital de la región Caribe Colombiana. Noticias de calidad, análisis, actualidad y opinión.