De acuerdo con las autoridades, a Harby Ramírez Díaz, uno de los patrulleros involucrados en la muerte del ingeniero y estudiante de derecho, Javier Ordóñez, se le hizo efectiva su orden de captura el jueves 17 de setiembre en en horas de la tarde. Esto después de que por solicitud de la Fiscalía General de Nación, un juez de garantías de Bogotá, ordenara su captura y la del patrullero Juan Camilo Lloreda Cubillos, por los mismos hechos.

Además, en la investigación de esta muerte hay otros cinco policías más involucrados, quienes fueron separados de sus cargos.

El suceso ocurrió el pasado 9 de septiembre, en el noroccidente de Bogotá y se hizo público por un vídeo en el que estos dos policías aparecen golpeando y atacando con una pistola taser a Ordóñez, quien posteriormente murió.

Horas después de haberse emitido la orden de captura, Lloreda Cubillos y el otro uniformado implicado, se presentaron ante las autoridades, luego de que la Fiscalía adelantará procesos de allanamiento en su residencia y otras diligencias de verificación.

De acuerdo el fiscal general, Francisco Barbosa, un fiscal de la Dirección Especializada contra las Violaciones a los Derechos Humanos presentará a los dos hombres ante un juez de control de garantías, y les imputará los delitos de tortura y homicidio agravado. También se solicitará medida de aseguramiento en centro carcelario. Pero será el juez quien finalmente decida.

De acuerdo con el periódico El Tiempo, personas cercanas a los implicados señalaron inicialmente que los uniformados estaban resolviendo algunos asuntos personales antes de entregarse, y por esa razón habían "desaparecido" por unas horas, por lo que se especuló que ambos tenían la intención de escaparse de las autoridades.

Hasta la tarde del 17 de septiembre, ambos no respondían llamadas, tenían los teléfonos apagados y no estaban en su lugar de residencia.

Redacción La Chiva
Somos el principal medio de comunicación digital de la región Caribe Colombiana. Noticias de calidad, análisis, actualidad y opinión.