fbpx
Inicio País Crecen denuncias por cremaciones sin diagnóstico de covid-19

Crecen denuncias por cremaciones sin diagnóstico de covid-19

0
Crecen denuncias por cremaciones sin diagnóstico de covid-19

Por: Juan Diego Perdomo Alaba y Evelyn Díaz

La semana pasada en una funeraria de Barranquilla se cremó el cuerpo de una mujer wayuú de 30 años que ingresó de urgencias a la Clínica de Norte, por un cáncer linfático que padecía desde hace años. Sus familiares protestaron porque nadie les consultó el procedimiento de disposición final.

Según la historia clínica y epicrisis, la paciente tenía dificultades respiratorias por lo que le aplicaron la prueba de covid. Los familiares se indignaron porque inmediatamente falleció, la clínica procedió a cremarla sin conocer los resultados.

Reconocidos líderes del pueblo wayuú pidieron aplicar enfoque diferencial en caso de personas indígenas fallecidas.

El magistrado del Consejo Nacional Electoral, el guajiro Jaime Luis Lacouture, expresó en su cuenta en Twitter lo que muchas familias están denunciando sobre el particular: "Están cremando a la gente, aún sin tener la certeza o confirmación de estar contagiados con coronovirus".

A LaChiva.Co llegó el testimonio de Vanessa Osorio. Cuenta que el pasado primero de mayo a las 4 y 30 de la mañana su padre, Juan Carlos Osorio, se levantó con ahogos "pero no por falta de respiración sino por eructos". Antes de llegar a la Clínica Crecer le hicieron unas vaporizaciones con eucalipto y asegura que llegó bien a ese centro médico: "Mi papá llegó bien, llegó hablando. A los minutos lo metieron en un cuarto y desde allí no supimos más nada de él sino hasta las 6 y 30 de la mañana cuando nos dijeron que mi papá había fallecido de un paro respiratorio. Para ellos mi papá era un paciente covid".

Cinco días antes la EPS le hizo a su abuela Sofía de 79 años una prueba para covid y salió negativa, "además mi papá no salía para nada de la casa y su único problema era una bronconeumonía de hace años que se le había silenciado porque se la tratamos a tiempo".

La joven relata que rogaron por verlo "y no nos dejaron porque supuestamente era un paciente con covid". A la 1 de la tarde la llamaron de la clínica para informarle que el cuerpo lo iba a recoger la funeraria Los Olivos para cremarlo, "sin querer nos tocó hacer la cremación porque ellos insistían en que mi papá era un paciente covid".

El lunes a las 10 de la mañana "nos llamaron del Dadis a informarnos que mi papá efectivamente no era positivo para covid y en la epicrisis dice que mi papá no colaboró para hacerse los procedimientos. Para la Clínica Crecer mi papá falleció de Covid aunque la prueba halla salido negativa", concluyó la hija del fallecido, quien comentó que por la cremación pagó 4 millones quinientos mil pesos.

Crecen denuncias por cremaciones sin diagnóstico de covid-19

El portal cartagenero 'Otra visión', registró el caso de una mujer de 84 años que ingresó a la Clínica El Bosque por una falla cardíaca e insuficiencia renal. Falleció el pasado 15 de mayo y en la epicrisis se reporta como "sospechosa de covid". Le hicieron la prueba y salió negativa. Cuentan sus familiares que no hubo una post mortem de confirmación y aún así la iban a cremar. Lo impidieron.

Este mismo portal reportó otro caso más reciente pero en la clínica Cartagena del Mar. Se trata de un hombre de 37 años que entró por urgencias y fue diagnosticado con neumonía. Le practicaron la prueba y salió negativa. Murió por un infarto a los cuatro días de su internación. Según sus familiares, que no pudieron verlo desde su ingreso, al paciente se le dio tratamiento como fallecido covid sin serlo. No obstante, en la epicrisis se reportó su deceso por paro cardiorrespiratorio. Directivas del centro asistencial les informaron que por disposición del gobierno nacional sería cremado. Sus parientes aseguraron que les tocó pagar siete millones de pesos por el proceso.

Otro caso corresponde al de un menor de cuatro años que falleció el lunes 11 de mayo en la Clínica La Asunción, en Barranquilla. Le tomaron las pruebas para determinar si era portador del virus y salieron negativas. Aún así se ordenó su cremación, según la madre, sin su autorización. Suplicó esperar los resultados para tomar una decisión, pero la respuesta fue que debía ser cremado "de manera inmediata", por razones sanitarias.

Al respecto, a través de un comunicado el centro asistencial lamentó la muerte del niño y dio detalles sobre su manejo médico, esto para aclarar los rumores generados en torno al caso. El remitido contiene varios puntos importantes que llaman la atención.

Crecen denuncias por cremaciones sin diagnóstico de covid-19

Uno de ellos explica que ante la sospecha de infección de "SARS-COV-2 (COVID - 19) se procede según la guía del ministerio de Salud 'Orientaciones para el manejo, traslado y disposición final de cadáveres', el cual debe ser entregado antes de las 24 horas de fallecido a la funeraria que dispongan sus familiares para su disposición final".

El último punto de la comunicación indica que pasadas las 48 horas posteriores al fallecimiento del menor, se recibió el resultado PCR negativo. Y concluye con una premisa clave: "Cabe anotar que un resultado negativo no descarta la sospecha de la enfermedad". Se podría concluir que, independiente del diagnóstico, los cadáveres siempre serán cremados.

¿Qué dice la guía del Ministerio sobre la disposición final de cadáveres durante esta emergencia?

Esta guía la deben seguir las instituciones prestadoras de servicios de salud, las autoridades competentes del orden nacional, autoridades judiciales, ciencias forenses, servicios funerarios y cementerios frente al manejo seguro, transporte de cuerpos de fallecidos por covid o sospechosos.

El documento explica que la disposición final de cadáveres de personas fallecidas por el virus se hará "preferiblemente" por cremación. Cuando no se cuente con instalaciones para este procedimiento, en el territorio donde ocurrió el deceso, o si la disponibilidad del procedimiento no está al alcance económico de las personas, se hará inhumación en sepultura o bóveda individualizada. Se estipuló que el transporte, la cremación o inhumación, según sea el caso, deberá efectuarse en el menor tiempo posible con el fin de prevenir la exposición de los trabajadores y comunidad general al virus. Asimismo se deberá evitar la realización de rituales fúnebres que conlleven reuniones o aglomeraciones de personas.

Otro aspecto importante es que con el fin de prevenir la propagación del virus a través de los cadáveres en el medio hospitalario o domiciliario y por el periodo que dure la emergencia, las entidades territoriales municipales se harán cargo del transporte, la cremación o inhumación de personas fallecidas por covid, declaradas como pobres sin seguridad social o pertenecientes a grupos vulnerables.

La orden entonces es una: dar prioridad a las cremaciones.

Según el diario El Espectador, la manipulación de los cadáveres será la menor posible y solo se harán necropsias médico-legales con orden de fiscal, si se sospecha que la causa de muerte es violenta. "La instrucción es muy clara: a personas que mueran con diagnóstico de coronavirus no se les practica ningún tipo de autopsia. Por lo tanto no llegarán a Medicina Legal ni a ninguna mesa de autopsia de ningún hospital", le explicó al periódico bogotano un alto funcionario de Medicina Legal.

Morir en tiempo de coronavirus implica hacerlo en soledad

Nada más inhumano que fallecer apartado de los seres queridos y que no puedan asistir a un funeral, pues están prohibidos los tradicionales rituales funerarios.

Un grupo de la comunidad wayuú, cercanos de la fallecida que registramos en la primera parte de esta historia, fueron hasta las oficinas administrativas de la funeraria Los Olivos en Uribia, a inquirir con qué autorización solicitaban el cuerpo sin la orden de sus familiares. Uno de los funcionarios ripostó: "la orden la genera la alcaldía de Barranquilla", a lo que una de las mujeres replicó airadamente: "¡Tienen negocios con la Clínica del Norte!".

Hablan la funerarias

LaChiva.co se contactó con Yeiner Ortega Miranda, agente de servicios de la Funeraria Lorduy en Cartagena de Indias, quien explicó en detalle el procedimiento de disposición final de los fallecidos por covid. "He leído sobre denuncias con relación a presuntos malos procedimientos en la disposición final de los fallecidos por covid y sospechosos. No obstante, en la Lorduy estamos trabajando apegados a los lineamientos del ministerio de Salud".

Cuenta que los prestadores de servicio de salud deben ubicar el cuerpo del fallecido covid en doble bolsa para cadáveres de mínimo 150 micras de espesor y resistentes a la filtración de líquidos. Ambas bolsas deben ser desinfectadas previamente al traslado. Y como se contó arriba, se debe optar por cremación, -que según Yeiner-, tiene un valor relativo de entre 3 y 4 millones de pesos. Esta funeraria en particular, realiza las cremaciones en el cementerio Jardines de Cartagena y Jardines de Paz. En otros casos, el cementerio y la funeraria son del mismo grupo exequial, como es el caso del grupo Recordar, propietario de Jardines de Cartagena.

Crecen denuncias por cremaciones sin diagnóstico de covid-19
Jardines de Cartagena

Algunas funerarias se encarga de la preparación, el transporte, la cremación o la inhumación, según sea el caso y se tratará en el menor tiempo posible con el fin de prevenir la exposición de los trabajadores y la comunidad general al virus. El cementerio como es privado, define si recibe o no el cuerpo, eso sí, dentro de los procedimientos legales, lo cual deja entrever que, por lo general, si es por covid o sospechoso, la cremación no es opcional.

Al respecto, un empleado de una reconocida funeraria del país que por seguridad pidió la reserva de su nombre, confirmó que les llegaban casos con certificados de defunción por 'paro respiratorio' y luego cuando llegaban a buscar el cuerpo al hospital les pedían que usaran protocolo covid. Según su análisis, los inconvenientes se presentan también con los cementerios privados, no con las funerarias. Asegura que entiende a los familiares que desean sepultar de manera habitual a sus muertos, pero también comprende que como es una enfermedad desconocida y lo que se hace es arrendar lotes, "no sabemos si en cuatro años cuando se proceda a exhumar el cadáver el virus aún esté presente".

Ortega continúa explicando que "aquí es donde entra la controversia normativa y de procedimiento". Como funeraria para proceder a una cremación, es necesario redactarle un poder al familiar quien lo debe autenticar en notaría para presentarlo al Departamento Administrativo Distrital de Salud -Dadis-, encargado de llevar las estadísticas de los fallecidos y de expedir una licencia para la cremación. Por las circunstancias de la emergencia, explica, no está aplicando lo de la notaría, solo basta con el poder firmado.

Surgen preguntas: ¿Se están saltando u omitiendo los procedimientos de autorización a los familiares por la premura de cremar los cuerpos para reducir los márgenes de riesgo o aumentar los de ganancia? ¿Si la cremación costara menos que una sepultura, los cementerios serían igual de estrictos con el manejo y recepción de fallecidos y sospechosos por covid?

Lo que explica el Dadis

Jorge Morelos, líder del programa de Ambiente y Salud del Dadis, explicó que en el certificado de defunción hay tres maneras probables de muerte: en estudio, violenta o natural; la muerte asociada al covid-19 está categorizada como muerte natural, tal como lo es cualquier infección de vías respiratorias, es decir, que si observamos un certificado de defunción que dice 'Muerte natural', no quiere decir que no sea por covid.

Morelos aclara que ninguna funeraria tiene la competencia de pedir resumen de historia clínica del fallecido y en eso coincide con el representante de la Lorduy, pues las funerarias ahora más que nunca buscan proteger a sus personal a cargo. No obstante, el funcionario acota que se le está solicitando a las EPS "para que su personal médico deje una certificación de si esa muerte está relacionada o no covid para que las funerarias sepan cómo proceder".

Confirma además que según los lineamientos del gobierno nacional, en el manejo de los fallecidos por covid la idea es inhumarlo o cremarlo, eso sí, "preferentemente la cremación pero con previa autorización de sus parientes inmediatos". Y añade: "en ese aspecto hemos tenido inconvenientes sobre todo con algunas comunidades religiosas que no permiten dentro de sus doctrinas la cremación. En ese caso, decide con lo pertinente la autoridad sanitaria".

Sobre los fallecidos con sospecha por covid-19 en espera de resultados, el funcionario de la sanidad Distrital es enfático en aclarar que hay que disponerlo de manera adecuada en el menor tiempo posible, "No podemos esperar dos o tres días mientras llegan los resultados para proceder con la cremación del respectivo cadáver. Actuamos dentro de la sospecha partiendo del principio que el médico tiene mucha claridad de lo que es un caso probable de covid o no. Entonces no es como mucha gente quiere, que esperemos el resultado para disponer del cadáver, pues existe el riesgo que se descomponga, lo cual podría generar una emergencia sanitaria en la IPS donde ocurrió la defunción". Ahora, "es la IPS o clínica la encargada de expedir el certificado de defunción, -si considera que la muerte está asociada a covid-19 y de embalar el cadáver y entregarlo a la respectiva funeraria", precisó el funcionario.

Surge la pregunta obvia, ¿Por qué hay tantos casos donde ingresan pacientes por -insuficiencia renal, por ejemplo- y terminan cremados como sospechosos covid-19 sin previa autorización de sus parientes y con resultados negativos?

Al cierre de esta nota fue imposible establecer comunicación con algún representante de la funeraria Los Olivos en Cartagena. Ni telefónica, ni digital, ni física.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here