Beber alcohol y hacer un ritual religioso adorando a Dios al tiempo, se ha convertido en la estrategia de la iglesia Gabola, que significa "beber" en tswana -uno de los idiomas oficiales de Sudáfrica- para atraer a fieles a esta congregación.

Tsietsi Makiti, de 54 años, líder de la iglesia asegura que allí son recibidas las personas que se han apartado de otras religiones tradicionales como la católica y la cristiana para que puedan liberar el gusto por la cerveza, whiskey o cualquier otra bebida, "sin ser juzgadas".

Fue fundada 2017 y celebra sus ceremonias en bares y restaurantes, incluso hasta el punto de perder la conciencia. Makiti señala que el alcohol es parte de la "liberación y conexión con el Espíritu Santo".


Con danzas, cantos y la bebida preferida de cada asistente, los miembros de Gabola realizan bautismos y sermones, mientras circulan las botellas llenas y vacías dando testimonio de su liturgia.

Explican que mientras más hayan, más unión con Dios tienen, "Aquí es donde los etiquetados como 'borrachos' por otras iglesias son bienvenidos {…} Este es un espacio para que las personas se reúnan en nombre de Dios sin avergonzarse de ser bebedores. Simplemente este es un lugar donde uno puede beber sin ser juzgado en absoluto". Formuló el líder religioso, quien también afirmó que aunque la iglesia no ha sido reconocida por el Consejo Sudafricano de Iglesias (SACC), tiene muchas propuestas para replicar ese modelo religioso en otras partes del país. La única prohibición, es que no pueden ingresar menores de edad.

Freddy’s Tavern, Orange Farm, tabernas ubicadas al sur de Johannesburgo son algunos de los lugares donde se reúne la iglesia, por lo que también ha sido beneficioso para la economía de sus dueños. "No es una excusa para beber, porque cuando vamos abrimos una biblia, un versículo, rezamos, después de adorar, desinfectamos nuestro estómago con una cerveza", afirmó uno de los feligreses a la AFP.

Aunque Gabola existe desde hace tres años, debido a la pandemia por covid-19 ese país ordenó una cuarentena estricta que incluyó la prohibición del consumo de alcohol, lo que afectó las ceremonias siendo "un trago duro" para la iglesia.

Dichas medidas fueron levantadas el pasado mes de agosto por lo que los feligreses regresaron a los cultos, implementando protocolos de bioseguridad como la separación de un metro en las sillas. En cuanto al libro sagrado que tienen como base de estudio la mayoría de religiones, el obispo quien también se autoproclama "papa", asegura que está escribiendo una biblia Gabola exclusiva para los bebedores.

"Jesús nos enseñó a pescar en donde haya peces. Es en las tabernas, en bares, donde encontramos a los hijos de Dios que las otras iglesias no han querido a causa de su amor por el alcohol", siguió explicando a la agencia de noticias AFP. En cuanto a las ofrendas, estas son reemplazadas por donaciones de bebidas.

Redacción La Chiva
Somos el principal medio de comunicación digital de la región Caribe Colombiana. Noticias de calidad, análisis, actualidad y opinión.